El Observador No. 51-52- De la vieja política, a la vieja política